• El Bouet

    Photo Gallery

  • Boquerones

    marinated in sofrito of garlic, onion and aji mirasol

  • Avocado Tartare

    with greek yogurt, coriander, pine nuts and black olives

  • Sweet Potato 'Salad'

    with sous vide octopus

  • Escabeche

    Bonito cooked in Jerez sherry vinegar with beets, celery, cava and vanilla

El Bouet

Mientras que la mayoría de los cocineros han pasado años, si no décadas estudiando con otros chefs, de El Bouet, Tono Pastor ha ido contra  la tendencia y en su lugar a viajado y sigue viajando por el mundo. Para él, el mundo es un salón de clases, y sus mercados, comida de la calle y cafés proporcionan toda la educación que se necesita. Durante unas semanas, 4 o 5 veces al año,  Pastor se nutre de la constante revisión de los platos mediterráneos con productos y especias que descubre en sus viajes. Los resultados son exóticos, la complejidad de sus creaciones es notable pero sin dejar de parecer totalmente naturales, a pesar de que es posible que tenga un ceviche, un curry y boquerones, todos en la misma comida.

Tono Pastor with morter and pestle

Tono Pastor con mortero y una maja

La clave, dice Tono,  es el equilibrio. “Me di cuenta (en mis viajes) que me encanta la comida con acidez,  brillo y frescura … me gusta comer un plato de comida y sentir me que puedo levantar me después sin pesadez.”  Se siente inmediatamente cuando los platos comienzan a llegar. Clásicas anchoas marinadas o boquerones, consiguen un giro inesperado con estilo peruano, con un sofrito cítrico de ajo, cebolla, pimiento y ají mirasol, lo que añade un poco de dulzura y picor. O el Tel Aviv inspirado tartar de aguacate que parece ser un plato de humus, pero en realidad es una rica unión de yogur griego, con cilantro fresco, piñones y aceitunas negras. Y sin poder dejar de mencionar el atún y la caballa marinada, milagrosamente encuentra el punto dulce entre Tokio y Sicilia, que se sirve en una emulsión de vinagre balsámico, salsa de soja, jengibre y aceite de oliva. Para el final, es hora de volver a Perú, para el ceviche de camarones, mejillones, aguacate, apio y chiles en una clásica leche de tigre, la salsa lograda a partir de la mezcla del caldo de pescado y jugo de limón.

Se advierte,  El Bouet es un poco pequeño, y por lo tanto las mesas puede ser difícil de conseguir, especialmente en los días fríos. Cuando hace calor, sin embargo, hay un montón de espacio en la terraza, perfecta para un menú que se inclina hacia cocinas cerca del ecuador. En cualquier día de la semana se puede degustar un pedacito de Vietnam, Tailandia, México o incluso la India – y mientras estás papilas gustativas pueden no estar seguro de lo que está en el hemisferio, van a ser felices de estar en este viaje.

Fusión mediterránea
Precio promedio: 20 €
Reservas recomendadas