Bachhus Falla Valencia

Las Fallas – tradición, fuego y sabor

Las luces, el ruido, los impresionantes monumentos, EL FUEGO… Las Fallas demuestran que los valencianos saben cómo montar una fiesta de narices. Si estás planeando estar en Valencia para participar en esta gran fiesta, ya estás bien encaminado. ¿Pero dónde puedes ir? ¿Cuáles son los platos fuertes? Aquí echamos un vistazo a cómo sacarle el máximo partido a las Fallas y le echamos un ojo a los distintos barrios de la ciudad.

Falla de una mujer en barrio Canovas

Falla de una mujer en barrio Canovas

Antes de meterse de lleno en esta locura, probablemente te preguntas por qué sudan la gota gorda todo el año, montando estos monumentos preciosos, para luego quemarlos sin más el 19 de marzo. Si le preguntas esto a un valenciano, te dirá: “¡Para poder hacer unas nuevas el año que viene!” Pero hay otra teoría que tiene que ver con la historia de la cultura artesana valenciana. Para celebrar su patrón San José, se dice que el gremio de carpinteros se deshacía de los restos y de la basura cada primavera, y la quemaban en hogueras enormes para hacer hueco y para hacer honor a su santo patrón con un renacimiento metafórico. Con el paso del tiempo, los restos se empezaron a usar para dar forma a pequeñas estatuillas que retrataban de forma satírica a políticos, acontecimientos recientes, cultura popular y completas ridiculeces que a día de hoy podrás ver a una escala mucho más grande. Avancemos al 2016… ¿Eso que acabo de ver son unas tetas? Sí, sí que lo son.

Las Fallas se celebran anualmente del 15 al 19 de marzo, pero eso no impide a los valencianos hacer humo y ruido durante todo el mes hasta el evento principal. La Mascletá tiene lugar todos los días a las 2:00 PM en la Plaza del Ayuntamiento. Esta exhibición de castillos y traca puede dejarte confuso y preguntándote por qué la hacen a plena luz del sol. Pero la intriga no está en las luces, amigos, ¡está en el ruido! Estos petardos colgados, aparentemente discretos, aspiran a estimular el cuerpo con fuertes sonidos rítmicos que ascienden gradualmente para crear un final dramático que te dejará los oídos pitando y el corazón latiendo.

Ves haciéndote a la idea de grandes multitudes, sobretodo una hora antes y justo después de la famosa Mascletá. Deja los objetos de valor en casa y cuida tus pertenencias a todas horas. Carteristas profesionales se pasean entre la muchedumbre y en el transporte público para aprovecharse de los desprevenidos con bolsillos holgados y mochilas fáciles de enganchar.

Falla en Valencia

Una falla en Valencia

No se te olvide que si llevas intención de sentarte para comer es mejor hacer reserva, ya que los restaurantes suelen estar a rebosar durante las Fallas, y el tiempo de espera será largo.

Alejándose de la Plaza del Ayuntamiento, en la Calle Correos encontrarás el gastrobar modernista de QuiQue DaCosta, Vuelve Carolina. Si sentarte a comer no se acopla a tu ritmo y prefieres coger algo para llevar, habrá suficientes puestos de comida y establecimientos con ventanas preparadas para pedir y llevar justo fuera de las cafeterías, donde los festeros podrán pillar un bocata y una cerveza y seguir deambulando por la ciudad. Dato curioso, la ley de beber en público se pasa completamente por alto durante estas fiestas. Encontrarás a todos, jóvenes y viejos, con bebidas alcohólicas. ¡No problem!

Una mesa de mojitos

Una mesa de mojitos

Tras pasar por el ayuntamiento, encontrarás la Plaza de la Reina. Metida en el rincón de esta plaza está Santa Catalina, una de las horchaterías más antiguas de Valencia, famosa por su dulcísima horchata de chufa. Si no te apetece nada dulce, échale un vistazo a El Rall para probar comida española típica, o disfruta de una bebida y una tapa en la gran terraza del gastrobar Pico Fino y podrás entrever a los falleros desfilando en las tardes y noches del 17 y 18 de marzo.

El honor de desfilar en La Ofrenda, la ofrenda de flores a la santa patrona de Valencia en la Plaza de la Virgen, es muy conmovedor para muchos falleros. Detente un momento para disfrutar de la alegre música de cada banda fallera y admira los preciosos vestidos de seda de las falleras, pero no te sorprendas si ves caer algunas lágrimas cuando ven por primera vez la gran virgen de madera enmarcada en la plaza tras la catedral. Su complejo vestido está hecho de nada más que flores, así que es mejor ir cuando ya casi está acabado para poder apreciar el efecto final.

Preparación de paellas en la calle

Preparación de paellas en la calle

Si quieres explorar más fallas en el casco antiguo, recomendamos echar un vistazo a El Pilar, El Mercado Central y Na Jordana, que son de las más grandes de su categoría. Recorrer el Barrio del Carmen nunca es mala idea porque seguro que te tropiezas con algún bar fantástico y ambiente callejero alegre.

Al sur de la Plaza del Ayuntamiento encontrarás la estación del norte. (Tiene todo el sentido del mundo, ¿no?) Unas cuantas calles al oeste de la estación encontrarás un mercado al aire libre donde comprar algunos recuerdos de las fallas, como el típico pañuelo azul a cuadros que llevan los falleros; también verás una falla destacada llamada Convento Jerusalén. Si de verdad quieres ser uno de los guays, compra unos cuantos petardos en alguna tienda de camino. Tienen intensidades desde un pequeño “pum” hasta un “boooom” que te parará el corazón, y a los niños valencianos les encanta tirarlos cerca de víctimas desprevenidas para verlas saltar.

Barbacoa circa del estacíon del norte

Barbacoa cerca de la estacíon de norte

Aún más al sur, por la Gran Vía, encontrarás el barrio Ruzafa. Recomendamos ojear esta zona de noche para no perderte las calles iluminadas de Cuba, Sueca, Literato Azorín y Puerto Rico. Los despliegues de luces son verdaderamente espectaculares, hace que los transeúntes se pregunten cómo pueden dormir los vecinos con tanta luz y alboroto. No te preocupes… ¡No duermen! Muchos salen pitando de la ciudad y les alquilan los pisos a visitantes y turistas para evitar el no-parar de esta fiesta tan inquieta. Las fallas de esta zona son conocidas por sus verbenas con música movida y bebida rebajada para recaudar dinero para su falla el año siguiente. Si aún estás por la zona a la hora de cenar, entra en El Almacén para probar unas tapas modernas, a la última, o en Osteria Vino e Cucina para una copa de vino y auténtica comida casera italiana. Después de cenar, que no se te escape la oportunidad de probar el infame buñuelo hecho con calabaza auténtica. Estas bolas azucaradas de masa frita son las favoritas de muchos valencianos. ¿No te fías de los puestos de comida de quita y pon? La buñolería El Contraste en Ruzafa lleva haciendo deliciosísimos buñuelos frescos desde finales del siglo XIX.

luminación en el barrio Ruzafa durante Las Fallas"

Luminación en el barrio Ruzafa durante Las Fallas

Al sudeste del centro de la ciudad se encuentra el barrio pijo y exclusivo, alrededor del Mercado de Colón. El Mercado puede presumir de un espacio al aire libre lleno de cafeterías y restaurantes donde relajarse y descansar los pies de las caminatas de todo el día. Si te apetece algo distinto, haz una parada en el Ma Khin Café para una fusión mediterránea-asiática, en el piso inferior del mercado.

Siguiendo por la Gran Vía Marqués de Turia, junto al parque del cauce del río, encontrarás el barrio conocido como Cánovas. Este barrio rebosa de restaurantes y una vida nocturna que complace a los gourmets más exquisitos. Para probar la cocina valenciana elegante, prueba el Saiti. Mood Food sirve tapas fusión con opciones que contentan al público vegetariano, y el rústico Bar Ché ofrece simples y auténticas tapas estilo vasco. Caminando hacia Ruzafa, La Llorona cocina auténtico mejicano con un pequeño giro, y sus margaritas son insuperables. Si buscas algo más ibérico, recomendamos el Dos Estaciones por su servicio estelar y su cocina española moderna. Si vas a cenar en la zona, asegúrate de pasear hasta el cauce del río para ver la exhibición de fuegos artificiales cada noche en el paseo de la Alameda, a partir del 15 de marzo a medianoche.

Falla cerca de La Plaza del Ayuntamiento

Falla cerca de La Plaza del Ayuntamiento

Para completar nuestra recomendación fallera, no se puede hacer un viaje a Valencia sin un paseo por el Mediterráneo. Ves hacia la playa Malvarrosa y disfruta del sol español con una sangría fresquita y una paella sabrosa en Casa Carmela. Para unas auténticas tapas españolas y una selección de vino increíble, mójate el paladar en Casa Montaña.

Hayas venido a la ciudad a pasar el día, o vivas aquí todo el año, es difícil evitar las fallas en estas fechas, ¿y por qué querrías evitarlas? Ver la ciudad en llamas (a propósito) durante la Cremá el 19 de marzo es bastante increíble. Disfrutad de la fiesta chicos, si venís el 20 de marzo es como si nada hubiese pasado.

Un mapa de las Fallas, aqui.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *